Características

 

Esmero:

Que conlleva la dedicación generosa de quien ve a Cristo en el enfermo y lo sirve con entrega humilde y sencilla, cotesía exquisita, espíritu de servicio y de abnegación, con capacidad de intuir las necesidades que el enfermo no puede o no sabe expresar. Como decía Santa María Soledad: “Los enfermos son imagen visible de Cristo doliente y es a El a quien servimos en el enfermo”

Gratuidad:

como actitud de donación generosa de uno mismo, gastándonos en servicio de los demás, sin esperar ni desear recompensa humana. Viviendo intensamente agradecidas a Dios que nos ha llamado a tan sublime misión, compartiendo lo que El nos da con los pobres y dando primacía a los enfermos más necesitados. “Lo que habéis recibido gratis, dadlo gratis” (Mt. 10,8)

Preferentemente a domicilio:

Es este un rasgo específico y característico del carisma de las Siervas de María y es Santa María Soledad, precursora y Maestra de esta solicitud asistencial y sanitaria de nuestro humanismo social: “No es el enfermo quien va en busca de quien lo asista; es el ángel de la caridad quien va en su busca, a su misma casa, al hogar de sus afectos, de sus costumbres, donde la enfermedad no le ha privado del último bien que le queda: su libertad e individualidad” (Homilía de la Canonización de S. M. Soledad)